medina azahara yacimiento arqueologico

Madinat al-Zahra

Un ejemplo único de la arquitectura, el arte y la cultura omeya en Occidente

Medina Azahara

A cinco kilómetros de Córdoba, el califa Abderramán III erigió Madinat al-Zahra ("La ciudad Brillante"), una nueva y espléndida capital como símbolo de la grandeza de su reinado.

Un soleado día de 1069, el soberano musulmán de Sevilla, al-Mutamid, acompañado por sus cortesanos, realizó una excursión a un lugar que se hallaba situado a cinco kilómetros al oeste de Córdoba. Allí se extendía un inmenso campo de ruinas en el que las lagartijas se perdían entre muros que antaño habían cubierto estancias palaciegas.

Al-Mutamid y los suyos «treparon por las estancias altas [...] Se sentaron sobre tapices primaverales cubiertos de flores [...] Bebieron copas de vino y pasearon por el lugar, disfrutando, pero también reflexionando sobre la vida».

El lugar se prestaba a ese tipo de meditaciones: apenas setenta años atrás se alzaba allí una ciudad rebosante de vida y de esplendor que, sin embargo, fue destruida durante las luchas que acabaron con la dinastía de los Omeyas en al-Andalus.

MADINAT AL-ZAHRA " LA CIUDAD BRILLANTE "